Transparencia

now browsing by tag

 
 

La transparencia, aspecto clave a mejorar de las empresas de mercados emergentes

FOTO-Universidad de Malaga
Transparencia Internacional ha publicado un Informe sobre las prácticas informativas de las principales multinacionales de los mercados emergentes. El informe evalúa las prácticas de divulgación de 100 de las principales multinacionales de mercados emergentes con sedes centrales en 15 países y presencia activa en 185
RSE.- La transparencia, aspecto clave a mejorar de las empresas de mercados emergentes

El 75 por ciento de las empresas analizadas en el informe de Transparencia Internacionalobtienen una puntuación de menos de 5 sobre 10 en las evaluaciones de transparencia La gran mayoría de las principales empresas de mercados emergentes no han conseguido resultados aceptables en materia de transparencia, y esto genera un entorno propicio para la corrupción en su actividad y en los lugares donde operan.

Un nuevo informe de Transparency International expone la necesidad urgente de que estasgrandes multinacionales adopten medidas mucho más enérgicas para detener la corrupción. En la última edición de Transparencia de la Información Corporativa: Análisis de Multinacionales de Mercados Emergentes, 100 de las empresas con más rápido crecimiento que tienen sede en 15 mercados emergentes y operan en 185 países de todo el mundo obtuvieron una puntuación promedio de 3,4 sobre un total de 10, donde 0 indica el menor nivel de transparencia y 10 el más alto. La puntuación promedio descendió levemente, en 0,2 puntos, en comparación con la última vez que se llevó a cabo la encuesta, en 2013.

“Los niveles insignificantes de transparencia que muestran las grandes empresas de mercados emergentes siembran dudas sobre cuánto le interesa al sector privado detener la corrupción, frenar la pobreza en los lugares donde desarrollan actividades y reducir la desigualdad. Una y otra vez, somos testigos de escándalos de corrupción de proporciones alarmantes en los cuales se ven implicadas multinacionales como Odebrecht Group o China Communications Construction Company, que causan un inmenso daño a las economías locales. Esto podría haberse prevenido si sus máximos ejecutivos hubieran adoptado medidas adecuadas de transparencia y contra la corrupción, y manifestado una clara voluntad en este sentido. Si bien muchas empresas afirman que desean combatir la corrupción, estos enunciados no son suficientes. Las acciones dicen mucho más que las palabras”, observó José Ugaz, presidente de Transparency International.

Las 75 empresas de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) también tuvieron un desempeño insuficiente, y no lograron superar la puntuación promedio, debido a que los magros resultados de las empresas chinas arrastraron a todo el grupo a una posición inferior. Las empresas de países BRICS generan cerca del 30 por ciento del PBI mundial, y esto las obliga a asumir responsabilidad por su actuación. Y es que la Responsabilidad Social Empresarial/Corporativa (RSE/RSC) no debe aplicarse sólo en los países ricos.

Las empresas chinas, que representan un tercio de las evaluadas, tuvieron el desempeño general más insuficiente, con una puntuación media de 1,6 sobre 10, y tan solo una se posiciona entre las 25 primeras. Estos datos, una vez más, alertan sobre la necesidad de que China y la comunidad empresarial de ese país tomen medidas inmediatas para establecer estándares más ambiciosos. Esto se aplica además a lugares como África, donde el gobierno chino se comprometió poco tiempo atrás a invertir USD 60.000 millones, que probablemente se destinarán a solventar servicios prestados por empresas chinas. 2

Los resultados poco destacados de las compañías chinas se deben a la fragilidad o ausencia de políticas y procedimientos contra la corrupción, o a que estos no se divulgan, lo cual implica una inobservancia manifiesta de las mejores prácticas internacionales. También los aspectos regulatorios son importantes, como se evidencia en el caso de la India. Las empresas de la India consiguen las máximas puntuaciones entre todos los países —del 75 por ciento o superiores— en la dimensión de transparencia organizativa, en gran parte como resultado de la vigencia de la Ley de Sociedades.

En los distintos mercados emergentes, todas las empresas deben intensificar sustancialmente sus acciones para que la información que difunden al público sea exhaustiva y permita abordar la corrupción, y para asegurar la transparencia que es indispensable en una gestión rigurosa y con rendición de cuentas. Los programas contra la corrupción que impiden que una empresa utilice el soborno como herramienta o que prevén mecanismos para la denuncia de actos de corrupción sin temor a represalias deben ser dados a conocer públicamente, a fin de transmitir un claro mensaje a los clientes, el personal y los socios de que la empresa no admite prácticas corruptas.

“Los clientes deberían exigir que las empresas que eligen cumplan con los más altos estándares contra la corrupción o, de lo contrario, se expongan a perderlos como clientes”, manifestó Ugaz. Debe haber listas completas de subsidiarias, filiales, emprendimientos conjuntos y otras entidades que sean de fácil consulta, y que permitan a los actores locales entender cuál es el impacto económico y social de las empresas multinacionales en sus sociedades y comunidades.

A su vez, los gobiernos deberían implementar leyes rigurosas contra el soborno, como la Ley sobre Soborno del Reino Unido (UK Bribery Act), y asegurar la aplicación de sus disposiciones, como sucede en los Estados Unidos, además de establecer normas que exijan que las empresas divulguen las medidas contra la corrupción que adoptan y su estructura societaria

La Comisión Europea propone una normativa pública sobre transparencia fiscal para las multinacionales

FOTO-Universidad de Malaga

La Comisión abre hoy el camino hacia una mayor transparencia del impuesto de sociedades mediante la introducción de obligaciones de divulgación de información para las empresas más grandes que operan en la UE.

La propuesta de hoy se basa en el trabajo de la Comisión encaminado a combatir la elusión del impuesto de sociedades en Europa, que se estima supone para los países de la UE una pérdida de ingresos comprendida entre 50 000 y 70 000 millones de euros al año. Como complemento de otras propuestas de introducción de un intercambio de información entre autoridades fiscales, impondría a las multinacionales que operan en la UE con ingresos mundiales superiores a 750 millones de euros anuales la obligación de publicar información fundamental sobre el país o países de la UE en el que realizan sus beneficios y el país o países de la UE donde pagan sus impuestos. Las mismas normas se aplicarían a las multinacionales no europeas que operen en Europa. Por otra parte, las empresas deberían publicar una cifra agregada relativa al total de impuestos pagados fuera de la UE.

Esta propuesta constituye una forma simple y proporcionada de aumentar la imposición de las grandes multinacionales sin afectar a su competitividad. Se aplicará a millares de empresas de gran tamaño que operan en la UE, pero no afectará a las pequeñas y medianas.

La propuesta también establece exigencias de transparencia más estrictas para las actividades de las empresas en países que no aplican las normas internacionales de buena gobernanza en el ámbito de la fiscalidad. La Comisión se basará en su estrategia de imposición exterior con el fin de establecer lo antes posible la primera lista común de la UE de esos territorios fiscales.

El vicepresidente Valdis Dombrovskis, responsable del Euro y el Diálogo Social, ha declarado: «La lucha contra la elusión fiscal es una prioridad fundamental de esta Comisión. La estrecha cooperación entre las autoridades fiscales debe venir acompañada de transparencia pública. Vamos a poner a disposición de los ciudadanos información relativa a los impuestos pagados por los grupos multinacionales, sin imponer nuevas cargas a las PYME y respetando debidamente el secreto profesional. Al adoptar esta propuesta, Europa muestra su liderazgo en la lucha contra la elusión fiscal».

El comisario Jonathan Hill ha declarado: «Nuestras economías y sociedades dependen del principio de equidad fiscal, aplicable tanto a las personas físicas como las empresas. Sin embargo, sirviéndose de complejos dispositivos fiscales, actualmente algunas multinacionales pueden llegar a pagar una tercera parte menos de impuestos que las empresas que solo operan en un país. Nuestra propuesta de aumentar la transparencia contribuirá a aumentar la imposición de las empresas, y fomentará una competencia más leal entre las empresas con independencia de su tamaño».

La propuesta de hoy modificará la Directiva sobre contabilidad (Directiva 2013/34/UE) con el fin de garantizar que los grandes grupos publiquen anualmente un informe divulgando los beneficios obtenidos y los impuestos devengados y pagados en cada Estado miembro. Esta información será accesible durante un periodo de cinco años. Determinada información contextual (volumen de negocios, número de trabajadores y naturaleza de las actividades) permitirá un análisis cualificado y deberá divulgarse para cada país de la UE en el que opere la empresa, así como para los territorios fiscales que no disponen de normas fiscales de buena gobernanza (los denominados «paraísos fiscales»). También habrá que proporcionar cifras agregadas relativas a las operaciones en otros territorios fiscales del resto del mundo. La propuesta se ha calibrado detenidamente para garantizar que no se publicará información empresarial confidencial.

Tomando como base y complementando las recientes iniciativas de la Comisión contra la elusión fiscal (IP/16/159), esta obligación de publicación de información por país permitirá a los ciudadanos examinar el comportamiento fiscal de las multinacionales. Esto, a su vez, alentará a las empresas a pagar impuestos en los países en los que obtienen sus beneficios.

Esta divulgación de la información también contribuirá a los esfuerzos encaminados a conocer mejor los sistemas fiscales de los Estados miembros y a detectar las lagunas y desajustes existentes, arrojando de esta forma más luz sobre las causas y consecuencias de la elusión del impuesto de sociedades.

Antecedentes:

En junio de 2015, la Comisión inició una amplia evaluación sobre el impacto de posibles medidas de introducción de la obligación de publicación de información para las multinacionales que operan en la UE[1]. Ello implicó un análisis a fondo de las diferentes opciones estratégicas, así como consultas específicas, con el fin de ponderar objetivos, beneficios, riesgos y salvaguardias en relación con una mayor transparencia del impuesto sobre la renta de sociedades. La propuesta de hoy refleja los resultados de este trabajo.

Esta propuesta está estrechamente relacionada con la revisión de la Directiva sobre cooperación administrativa, que recibió el acuerdo político de los Estados miembros de la UE en marzo de 2016 y exige a ciertas empresas multinacionales presentar información por país a las autoridades fiscales de la UE. Esta revisión aplica el Plan de acción de la OCDE contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios, aprobado por los líderes del G-20 en Antalya en noviembre de 2015.

Próximas etapas:

La presente propuesta de Directiva se presenta ahora al Parlamento Europeo y al Consejo de la UE, y la Comisión espera su rápida adopción mediante el procedimiento de codecisión. Una vez adoptada, la nueva Directiva deberá incorporarse a la legislación nacional de todos los Estados miembros de la UE en el plazo de un año tras su entrada en vigor.

Fuente: http://europa.eu/

La transparencia corporativa hay que verla como oportunidad, no como obligación

FOTO-Universidad de Malaga
Importantes empresas e instituciones internacionales se dieron cita en el Corporate Transparency Summit 2016 para analizar la situación actual y reflexionar sobre los futuros retos que tienen las organizaciones en materia de transparencia corporativa
RSE.- La transparencia corporativa hay que verla como oportunidad, no como obligación

El Summit, organizado por la consultora de comunicación, reputación y asuntos públicosKREAB y BDO, contó con la participación del Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, para quien “la transparencia ha llegado tarde a España, ha venido para quedarse y no irse nunca”. La transparencia en las compañías ya no es un elemento optativo, más bien un valor clave y estratégico que la mayoría de ellas ya tiene en su agenda. “La transparencia corporativa va a ser una de las nuevas ventajas competitivas de las empresas”, afirma Carina Szpilka, Consejera independiente de Abanca y Vicepresidenta de Unicef Comité Español.

La intervención de empresas internacionales de alto nivel como Volvo, Ericsson y Skanska, aportó al debate una visión global sobre el ejercicio de la transparencia en el mercado europeo. Para Karl Isaksson, Presidente de EPACA (Asociación Europea de Consultoras de Asuntos Públicos), “el registro de transparencia de la Unión Europea es positivo, ya que pone a la transparencia en el centro y hace que sea un papel mucho más difícil de jugar para sus actores menos serios”. El objetivo de estas empresas es actuar con responsabilidad y transparenciasin olvidar la rendición de cuentas; “la importancia de hacer negocios de forma sostenible y la creación de valor a largo plazo y la confianza son factores críticos para el éxito del negocio en curso en todos los mercados en los que operamos”, explica Ingemar Naeve, Presidente de Ericsson España.

CTSummit1kreab

Ser transparentes en la empresa significa no solo satisfacer las expectativas de todos los grupos de interés, sino también mantener una relación deconfianza con todos ellos. Para Enric Doménech, Socio de BDO, “los inversores y el mercado en general cada vez demanda mayores niveles de información, transparencia y confianza a las empresas, no solo relacionada con la información financiera, sino también con la información no financiera.

El encuentro, respaldado por el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, Transparencia Internacional España, Forética, la Embajada de Suecia en España y la Cámara de Comercio Hispano-Sueca, abordó con especial interés la transparencia en la relación entre las empresas y las Administraciones Públicas. Silvina Bacigalupo, miembro del Consejo de Dirección de Transparencia Internacional España, aseguró que “la  transparencia es una forma de buen gobierno que consiste en la creación de valor a través de una gestión transparente basada en la rendición de cuentas”. Por su parte, Esther Arizmendi, presidenta del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, opinó que “la alianza social para el impulso de la transparencia en España concierne tanto a las administraciones y entidades públicas como a las empresas”.

Bajo este contexto, la transparencia comienza a ser un tema que compete a toda la sociedad, “no corresponde solo a las grandes multinacionales o empresas cotizadas; existe un gran segmento empresarial en España que ya aborda esta transformación profunda hacia la transparencia”, afirmó el presidente de BDO, Alfonso Osorio. La transparencia ha de ser entendida por el conjunto de la sociedad como algo esencial. “Cada vez son más las empresas que son conscientes que la falta de transparencia puede afectar a su cuenta de resultados y, cada vez más, las que no la ven como una obligación, sino como una oportunidad”, apunta Eugenio Martínez Bravo, Managing Partner de la consultora de comunicación KREAB en su discurso de clausura del evento.

Fuente: http://diarioresponsable.com/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies