Conciliación laboral y familiar para aumentar la natalidad

El Círculo de Empresarios propone adoptar medidas de conciliación de la vida laboral y familiar adecuadamente repartidas entre hombre y mujeres, como vehículo para incrementar las tasas fecundidad en España y así garantizar la sostenibilidad del Estado de Bienestar.

Esta es una de las propuestas incluidas en el documento presentado bajo el título Estado de Bienestar: Consolidar la incorporación de la mujer al trabajo y aumentar la natalidad, donde el Círculo de Empresarios aboga por que el nuevo Gobierno adopte medidas enfocadas a impulsar la natalidad, a garantizar la viabilidad del sistema de pensiones y a reformular la política migratoria.

En este documento, el Círculo de Empresarios señala que las políticas de apoyo a las familias en España son “claramente insuficientes para revertir la preocupante situación demográfica y para paliar sus consecuencias socioeconómicas a medio y largo plazo”, por lo que insta a la Administración a desarrollar medidas que favorezcan la natalidad. En concreto, los empresarios proponen facilitar la conciliación laboral y familiar mediante la mejora de las infraestructuras y servicios para el cuidado de niños en edad pre-escolar, especialmente de 0 a 3 años, mediante el desarrollo de una red más amplia de guarderías; adaptar el calendario y los horarios escolares a los laborales; y favorecer una mayor incorporación de la mujer al mercado laboral, mediante un nuevo esquema de permisos parentales compartidos y fomentar el teletrabajo y la flexibilidad horaria.

Respecto a los permisos parentales compartidos, el Círculo cree que España debería reformular su diseño tomando como referencia los modelos desarrollados por Islandia, Noruega o Suecia. En Islandia, existe la obligatoriedad del permiso de paternidad en las mismas condiciones económicas y duración que el de maternidad (13 semanas), mientras que en Noruega y Suecia, en caso de que los padres se acojan a un permiso parental remunerado, el periodo total se reparte entre ambos progenitores. En concreto, se le asigna al padre un número de días o semanas que, en caso de no hacer uso de ellos, no son transferibles a la madre.

Por otro lado, en el documento se propone introducir nuevos incentivos financieros y fiscales que se traducirían en transferencias en efectivo a familias con hijos, gasto público en servicios familiares para el cuidado y la educación pre-escolar, y exenciones, deducciones y créditos fiscales. Según el Círculo, de forma adicional podrían concederse ayudas fiscales a las empresas que creen guarderías para los hijos de sus trabajadores.

 MODELOS DE CONTRATOS

En el ámbito laboral, habría que rediseñar y reducir los modelos de contratos para “evitar la dualidad del mercado laboral y su precariedad”, facilitando que los jóvenes se independicen y puedan formar su unidad familiar a edad más temprana. En materia educativa, se apuesta por reforzar la educación sobre la igualdad y, en concreto, la necesidad de compartir las tareas domésticas; y por establecer una asignatura curricular en la educación secundaria sobre finanzas personales que “haga partícipes a los estudiantes de su futura corresponsabilidad con el Estado de Bienestar”.

Las empresas por su parte deben, según el Círculo de Empresarios, apostar por la conciliación de la vida laboral y familiar por razones de responsabilidad social y económica, ya que su implementación genera “efectos positivos sobre la motivación del trabajador, el ambiente de trabajo, la gestión del tiempo libre, la productividad y la retención del talento”. Además, el Círculo indica que las empresas pueden optar de forma voluntaria por las medidas relacionadas con la flexibilidad horaria, en el tiempo y en el espacio, que “facilitan el mayor equilibrio entre la vida laboral y personal”.

Fuente: http://www.corresponsables.com/

Convocatoria abierta: PREMIO A LA MEJOR TESIS DOCTORAL RSC/Sostenibilidad (conv. 2016)

La Cátedra Santander de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de la Universidad de Málaga, patrocinada por el Banco Santander, ha convocado el Premio a la Mejor Tesis Doctoral sobre Responsabilidad Social Corporativa y Sostenibilidad (convocatoria 2016).

En la presente convocatoria, podrán optar al Premio los doctores que hayan defendido y aprobado su tesis doctoral en el año 2015 en cualquier universidad española, ya sea pública o privada.

El tema principal de la tesis doctoral debe versar sobre la Responsabilidad Social Corporativa y Sostenibilidad en cualquiera de sus ámbitos (económico, social o ambiental) y podrá haber sido abordada desde cualquier disciplina o área de conocimiento procedente de la administración de empresas, derecho, economía, ingeniería, psicología, sociología, etc.

El plazo de presentación de la solicitud y la documentación requerida para concurrir al Premio está abierto y  finalizará el día 30 de junio de 2016.

Bases del Premio: BASES Premio_Mejor Tesis Doctoral RSC (conv. 2016)

Solicitud: SOLICITUD Premio_Mejor Tesis Doctoral RSC (conv. 2016)

La UE impulsa una agenda de la economía colaborativa

La economía colaborativa está creciendo rápidamente. A medida que se afianza en la UE, las autoridades nacionales y locales abordan la situación con un mosaico de diferentes medidas reglamentarias. Según la UE, este nuevo modelo de negocio “genera incertidumbre entre los operadores tradicionales, los nuevos proveedores de servicios y los consumidores por igual y puede obstaculizar la innovación, la creación de empleo y el crecimiento”. Por ello, la Comisión  ha hecho públicas una serie de orientaciones para ayudar a los Estados miembros a desarrollar la economía colaborativa. Junto con Eslovenia, Portugal, Grecia e Italia, España es uno de los países europeos con mayor potencial para la economía colaborativa.

Para Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión y responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, “una economía europea competitiva requiere innovación, ya sea en el sector de los productos o en el de los servicios. El próximo unicornio europeo podría derivar de la economía colaborativa. Nuestro papel es fomentar un entorno reglamentario que permita el desarrollo de los nuevos modelos de negocio, y, al mismo tiempo, proteja a los consumidores y garantice una fiscalidad justa y unas condiciones de trabajo equitativas”.

Por su parte, la comisaria Elzbieta Bieńkowska, responsable de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, sostiene que, si se desarrolla de forma adecuada, “la economía colaborativa puede constituir una oportunidad para los consumidores, los emprendedores y las empresas”. Aunque, añade: “Si permitimos que nuestro mercado único se fragmente en función de pautas nacionales, o incluso locales, Europa corre el riesgo de perder el control. Hoy proporcionamos orientaciones jurídicas para las autoridades públicas y los operadores del mercado dirigidas aldesarrollo equilibrado y sostenible de estos nuevos modelos de negocio. Invitamos a los Estados miembros a que revisen sus normativas a la luz de estas orientaciones y estamos dispuestos a apoyarles en este proceso”.

 UNA AGENDA EUROPEA PARA LA ECONOMÍA COLABORATIVA

Las orientaciones que proporciona la Comisión Europea sobre cómo debería aplicarse la legislación vigente de la UE en el sector de la economía colaborativa, aclaran cuestiones clave a las que se enfrentan por un igual los operadores del mercado y las autoridades públicas. Así, se hace referencia a los requisitos de acceso al mercado de la economía colaborativa, quiénes son los responsables en caso de surgir problemas, la protección de los usuarios o el tipo de fiscalidad que se aplica a este modelo de negocio.

Fuente: http://www.corresponsables.com/

Las novedades 
del GRI G4 hacia la sostenibilidad

 

La recomendación para las empresas es que, a partir del 31 de diciembre del 2017, todos los reportes se emitan con los nuevos SRS GRI.

Pablo del Arco Fernández, consultor senior de Sustentabilidad y Cambio Climático de EY México, nos explica los cambios que Global Reporting Initiative (GRI) anunció en su Guía para la Elaboración de Memorias de Sostenibilidad (G4), en la V Conferencia Global del GRI 2016, celebrada en Amsterdam.

El especialista destacó que hay tres temas importantes a destacar con las novedades de la versión G4; el análisis y optimización de información generada ante el desarrollo tecnológico; la contribución de las empresas ante los desafíos globales de la mano de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el diseño de los Sustainability Reporting Standards (SRS). Actualmente hay un cambio en la comunicación y uso de la información, debido al desarrollo de la tecnología. Ello permite disponer de gran cantidad de datos, que es necesario estructurar para optimizar su análisis y facilitar la entrega de información en continuo, a través de diferentes soportes digitales.

La tecnología juega un papel clave al permitir el acceso continuo a información de calidad, para que los grupos de interés puedan estar al tanto del desempeño y tomar decisiones con mayor información en sus manos.

“El desafío es avanzar en esas dos líneas y saber para qué quieren los grupos de interés los datos, para ir entregando información personalizada”, puntualizó Pablo del Arco.

Por otro lado, las empresas deben de ir más allá de la filantropía, al avanzar en la contribución a través de la RSE, en relación con los impactos que generan sus actividades y, sobre todo, el siguiente nivel: la innovación para contribuir a abordar esos desafíos ambientales y sociales de forma sustentable económicamente para las empresas.

“Los países tienen que hacer una agenda de trabajo respecto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y priorizar los que se acerquen a sus necesidades. Lo ideal es que las empresas vayan trabajando en línea, para cumplir las metas globales”, enfatizó.

Evolución de estándares GRI

En cuanto a los SRS, se trata de un esquema modular de seis estándares, interrelacionados, que permitirá la actualización más recurrente de los mismos sin la necesidad de modificar el conjunto, lo que facilita que continúen siendo consistentes con iniciativas intergubernamentales y otras multistakeholder; así como con el desarrollo de contenidos en diferentes áreas de desempeño.

Previo a la conferencia, se dieron a conocer los borradores de tres estándares a cuenta pública.

Si el calendario se desarrolla conforme a lo previsto, la versión final de los estándares verá la luz a finales de este año, con lo que comienza un periodo de transición en que convivirán con la versión G4 hasta diciembre del 2017, para quedar como opción única a partir del 2018.

“Estos estándares permitirán actualizarse individualmente sin tener que hacer cambios en los demás”, precisó.

Los primeros tres estándares: SRS 101 (Foundation), SRS 201 (General Disclosures) y SRS301 (Management Approach) corresponden respectivamente a la actualización de los presentes principios y criterios para la conformidad con GRI, contenidos básicos generales y DMA (enfoques de gestión). Los tres estándares restantes incluyen la revisión de los contenidos básicos específicos, separados en económicos, ambientales y sociales.

Pablo del Arco destacó que respecto de GRI G4, se mantiene el énfasis en la materialidad, si bien se detallará en mayor medida cómo informar sobre su aplicación.

Respecto de los DMA (enfoques de gestión), se mantiene la estructura de por qué es material el tema; cómo se gestiona y cómo se evalúa (tres apartados), pero se agrega un apartado de requerimientos en caso de no existir todavía enfoque de gestión en la organización respecto del tema material: razones por las que se carece del mismo y planes existentes para comenzar con el tema.

Otros cambios

Para simplificar el lenguaje se sustituirá el término aspecto por tema (topic), de manera que se homogeneiza la referencia a aquellos planteados por GRI y los que surjan de otras fuentes consultadas durante el proceso de definición de la materialidad.

Traslado de los temas “lucha contra la corrupción” y “prácticas de competencia desleal”, de la categoría social a la económica.

Redefinición del listado de temas, que pasa de 46 a 35, destacando la eliminación de aquellos que hacen referencia a los mecanismos de reclamación (ambiental, de prácticas laborales, en materia de derechos humanos y por impacto social) y que pasan a ser parte de los DMA.

Fuente: http://eleconomista.com.mx/