España en la ‘Champions de la I+D’: energía, movilidad y nanomateriales

FOTO-Universidad de Malaga

Somos el cuarto país europeo con mayor participación en la llamada ‘Champions de la I+D+i’. Supercomputación para una energía más ‘verde’, baterías más duraderas, nanotecnología industrial o parkings inteligentes son algunas de las propuestas.

Se habla, desde hace tiempo, de que el crecimiento a futuro de un país o región pasará, indudablemente, por la innovación y la tecnología. Estados Unidos lidera dicha progresión. Pero Europa, como siempre, no quiere quedarse atrás. Quizás sea por eso que la Unión Europea haya decidido cambiar, ligeramente, el antiguo Programa Marco de Investigación e Innovación. Desde 2014 se llama Horizonte 2020 (H2020).

Aunque la base es la misma. Tal como describe el Gobierno de España, su objetivo es «abordar los principales retos sociales, promover el liderazgo industrial en Europa y reforzar la excelencia de su base científica», en un espacio de tiempo comprendido entre 2014 y 2020. Y, para ello, miles de millones de euros. No por nada la llaman la ‘Champions de la I+D+i’. En H2020 sólo entran los mejores.

Y en este caso, España no está precisamente a la cola. La publicación de los primeros resultados del programa por parte de la Comisión Europea en 2015 indicaba que cerca de 12.000 postulaciones -de 111.579 totales- vinieron de España, que se sitúa así cuarta en el ranking sólo detrás de Reino Unido, Alemania e Italia. Por su lado, el European Union Open Data Portal informa, de forma algo más detallada, de que las 33 entidades españolas con cinco o más participaciones en proyectos del programa H2020, estaban lideradas por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Fundación Tecnalia y la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).

No obstante, un experto en materia confiesa que no se está dando la cantidad de dinero que se esperaba. Eso, a pesar de que la dotación para invertir en la innovación y la investigación europea es a fondo perdido. «Por lo general, el 100% de los costes directos para todo tipo de entidades y el 70% en el caso de empresas trabajando en las fases de innovación», según la versión oficial.

Las condiciones, eso sí, son exigentes. Entre los requisitos básicos está la protección al medio ambiente y la eficiencia energética sea cual sea el campo al que pertenezca la invención. A pesar de que eso no implique reducir toda la innovación a la energía, sí que ha hecho que sean proyectos relacionados con ella los que dominen el panorama de iniciativas premiadas con la concesión.

INNOVADORES hace un repaso a algunos de los más atractivos proyectos de innovación que se desarrollan en España en el marco del Horizonte 2020.

COMPUTACIÓN PARA LA ENERGÍA

Europa -España, en gran medida- y Brasil trabajan, de forma conjunta, en HPC4E(High Performance Computing for Energy). Se trata de un proyecto que ha recibido dos millones de euros en el marco del H2020 para generar las tecnologías necesarias que permitan realizar simulaciones a gran escala de retos importantes para diferentes energías, desde la eólica a sistemas de combustión de biogás y exploración geofísica de las reservas de hidrocarburos.

Todo ello basado en exprimir al máximo el potencial que se espera que tenga la próxima generación de superordenadores. Lo que se espera de este proyecto es la creación de un software o de una herramienta que analice las condiciones del medio antes de instalar infraestructuras de energías renovables o empezar acciones de consecución de energía, pronósticos de la cantidad de energía que se puede conseguir y el desarrollo de modelos que reproduzcan las reacciones químicas que puedan determinar el uso o creación de una energía en concreto. Las patas españolas imprescindibles para la iniciativa son el Barcelona Supercomputing Center y el Centro Extremeño de Tecnologías Avanzadas.

BATERÍAS CON DOBLE DE AUTONOMÍA

Si los plazos se cumplen y el resultado es bueno, para 2020 los coches eléctricos podrían convertirse en la realidad de la ciudad. Cosa que aun no han conseguido. La investigación en la que participa el centro vasco CEIT-Ik4, tiene como principal objetivo aumentar la duración de las baterías de este tipo de coches y lograr su comercialización instalándolas en los vehículos híbridos eléctricos enchufables y aquellos 100% eléctricos. ALISE (Advanced Lithium Sulpher Battery for xEV), como se llama la iniciativa, parte de la base de que el gran motivo que estanca el uso global de los coches eléctricos es su limitada autonomía.

Se trataría, como explican desde el mismo centro, de desarrollar una batería litio-azufre hasta lograr una capacidad de 500 Vatios hora por kilo. Actualmente, las baterías de ion-litio no superan los 210Wh/kg, así que estaríamos hablando de más del doble de autonomía. La Unión Europea ha financiado el proyecto con siete millones de euros y en él participan 15 socios procedentes de distintos sectores y países europeos. Lo que ya saben es que el producto final contará con la ayuda de Seat para testar su validez. A su lado, participan en el proyecto otras entidades españolas como Leitat, FicoTriad y Idneo.

NANOENVASES

Los avances que la nanotecnología permite en multiplicidad de campos son, por el momento, increíblemente extensos. La medicina ha encontrado en ella una compañera imprescindible para sus avances científicos. Lo que es posible, gracias al H2020, es que muchos otros campos entiendan sus beneficios. El proyectoOptiNanoPro, participado por entidades españolas como Eurecat, pretende impulsar la aplicación de la nanotecnología en sectores como el packaging, la automoción y las energías renovables.

En el primer caso, con el fin de mejorar las características de la superficie de envases que se puedan vaciar fácilmente para reducir el desecho de productos por parte de los consumidores. En el caso de la automoción, para mejorar la eficiencia en el consumo de carburante fabricando componentes de menor peso. En el tercer caso, para hacerlos auto-lavables y mejorar, así, su efectividad. Se trataría, en definitiva, de extender el uso de la tecnología a escala nano en múltiples industrias para mejorar procesos y la potencia de ciertos productos. El centro tecnológico vasco CEIT-Ik4 y la Universitat Politècnica de València, de hecho, trabajan junto a otros en Nanotun3D, otro proyecto europeo que estudia el uso de nanopartículas de cerámica en procesos de fabricación aditiva en industrias como la aeronáutica para conseguir tasas de ahorro de entre el 40 y el 50% en material, así como mejorar las propiedades mecánicas entre el 15 y el 40%. La nanotecnología está imparable.

SENSORES PARA APARCAR

Una de las grandes estrellas del mundo futurista que ya estamos construyendo es la ‘Smart City’. Bajo el nombre Fastprk2, la compañía catalana especializada en Internet de las Cosas Worldsensing propuso a la Comisión Europea una herramienta para la gestión inteligente del aparcamiento de coches en la calle. La financiación en el marco del H2020 hará que las ciudades europeas cuenten con un nuevo sistema de localización de parking público.

Como cuenta la Comisión Europea, se trata de una solución innovadora que ofreceservicios mejorados a través de unos sensores de ocupación 100% precisos y un software que optimiza la gestión de los vehículos analizando los datos relacionados con el parking, minimizando los costes de mantenimiento y los procesos operacionales. El objetivo final es que las ciudades sean más verdes y estén menos congestionadas. La herramienta pretende que en el futuro los conductores hallen un parking de forma mucho más rápida y los gobiernos gestionen los espacios de aparcamiento de un modo mucho más eficiente.

Fuente: http://www.elmundo.es/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies