La Inversión Socialmente Responsable experimenta “un avance espectacular”

FOTO-Universidad de Malaga

La Inversión Socialmente Responsable (ISR) ha saltado en estos últimos años desde los fondos de sistemas de empleo, donde sólo se daba hace unos pocos años, a casi todos los sectores de la inversión institucional española. Por otro lado, está bastante presente en las pensiones individuales aunque es una pequeña porción entre los fondos de inversión mobiliaria, FIMs. Así, en cuanto a extensión, de los 15.000 millones euros que aproximadamente se analizaban en 2010, tres años después de la aplicación de la ISR se extiende a unos 137.000 millones euros, donde, en diferentes grados, está presente. Así se desprende de las conclusiones del Informe “Observatorio ISR”, elaborado por Novaster y patrocinado por BBVA, Bankia y Santander, con el apoyo de Spainsif.

“Hemos tenido un avance espectacular de la ISR tanto en el volumen económico que incorpora de alguna forma prácticas de ISR como incluso en desarrollos legislativos. Por ejemplo, en el ámbito de fondos de pensiones hemos visto un importante avance en materia legislativa que induce a que los fondos de pensiones expliquen qué es lo que hacen en materia de ISR”, ha afirmado el presidente de Novaster, Diego Valero. “El 40% del ahorro en inversiones de instituciones de inversión colectiva y sistemas de pensiones incorpora alguna forma de criterio de Inversión Socialmente Responsable”, ha añadido.

En cuanto a su profundidad, el Informe “Observatorio ISR” concluye que todavía en la mayoría de los sectores son preponderantes las políticas de exclusión “aunque la creciente adhesión a la Agencia de la ONU, UN PRI, nos llevan a pensar que otras estrategias más complejas, se irán desarrollando”. Mientras que por implantación, la ISR es absolutamente mayoritaria en los sistemas de pensiones complementarios de empleo y, a través de las gestoras, también, aunque no de una forma tan clara en los planes de pensiones de naturaleza individual.

El informe también pone de manifiesto que la exclusión es la estrategia de aplicación más común de la ISR en España, con 55 entidades sobre un total de 69 entidades analizadas. Casi todas las exclusiones se refieren, al menos, a armamento, normalmente el controvertido (bombas racimo, minas anti-persona, etc.). En segundo lugar se encuentra la integración de los aspectos ASG en la evaluación de las inversiones, con 21 casos. La pre-selección de valores, o “best-in-class” se aplica en 19 entidades y la implicación se practica en 17 casos. Sin embargo, salvo unos pocos casos, creemos que estas estrategias más complejas se aplican en sus formas más sencillas. Por ello, el informe concluye que, a parte de la exclusión, solo unas veinte entidades, o menos, tienen otra ISR relativamente compleja en España.

En cuanto a las barreras al desarrollo de la ISR, se han manifestado pocas opiniones pero, en diversos sectores diferentes coinciden en considerar que son un problema los costes (en dinero y dedicación), la falta de homogeneidad sobre el propio concepto de la ISR y la falta de transparencia, e incluso de credibilidad, de las informaciones suministradas por las empresas sobre estas materias.

Documento

Fuente: http://www.compromisorse.com/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies