Conclusiones Jornada “Creando Compromiso, Compartiendo Experiencias: Relaciones entre empresas y ONG”

FOTO-Universidad de Alcala

Nos encontramos en un nuevo contexto de desafíos, donde la ética, transparencia y solidaridad, son valores fundamentales para enfrentar y salir del actual escenario, donde la forma de hacer las cosas hasta ahora dominantes está en cuestión por la sociedad, por sus efectos nocivos sobre la misma.

Es por ello que la pregunta sobre ¿Qué podemos hacer? Cobra valor, donde la búsqueda de la felicidad como objetivo común vuelve a tener sentido y relevancia.

En este sentido, la responsabilidad social corporativa y la creación de iniciativas de voluntariado corporativo, cobran valor como una forma de entender la relación entre las empresas y la sociedad.

Las organizaciones no gubernamentales, como actores que representan la sociedad, en tanto se ocupan de canalizar las necesidades y demandas de la sociedad y sus grupos – en especial – más vulnerables, se vuelven intermediarios importantes para dialogar con las empresas, en pos de en conjunto poder crear alianzas que busquen generar valor compartido.

Durante la Jornada, se ha debatido tanto de las características como los objetivos que deberían tener las relaciones que se pueden establecer entre empresas y ONG. Entre ellas destacamos:

•La relación debe establecerse desde un conocimiento mutuo, basado en el dialogo, el entendimiento del saber hacer de cada organización y el búsqueda de lo común, para establecer objetivos que para ambas partes sean beneficiosas.
•Para mejorar la sinergia del trabajo conjunto, el trabajo a largo plazo y el espíritu de servicio, deben ser pilares fundamentales
•La visibilidad de los resultados, así como de los aprendizajes obtenidos, es un objetivo común de cara dialogar con la sociedad, y acercar las empresas a las personas.
•Se debe buscar el compromiso social para maximizar la transformación en tres niveles:
o Individual: la calidad de vida de los voluntarios mejora así como su entorno
o Corporativo: los aprendizajes de las empresas, y de las personas que la conforman revierten en mejoras para las mismas.
o Social: mejores prácticas sociales repercuten en el bien común.

 Es un desafío de esta relación, entre ONG y empresas crear puentes de colaboración e implicar cada vez a más personas, para que entre todos los actores de la sociedad sigamos fomentando y contribuyendo al bien común.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies